viernes, 29 de enero de 2010

Promover auténtico humanismo cristiano en la sociedad, alienta Benedicto XVI

Promover auténtico humanismo cristiano en la sociedad,
alienta Benedicto XVI



VATICANO, 28 Ene. 10 (ACI).- Al recibir hoy, en el día en que la Iglesia recuerda a Santo Tomás de Aquino, a los miembros de las Pontificias Academias en ocasión de su sesión pública, el Papa Benedicto XVI resaltó la necesidad de conjugar la fe y la razón humanas para así responder con un auténtico humanismo cristiano a los desafíos de la cultura contemporánea marcada por el relativismo y el subjetivismo.

Tras saludar a los asistentes y recordar el aniversario de varias de las Pontificias Academias que se celebra este año, el Santo Padre se refirió al tema de la sesión pública de este año: "La formación teológica del presbítero" y destacó que "la cultura contemporánea, e incluso los mismos creyentes, solicitan continuamente la reflexión y la acción de la Iglesia en los diversos ambientes en los que emergen nuevas problemáticas y que constituyen sectores en los que opera".

En estos delicados campos como la investigación filosófica y teológica, la reflexión sobre la figura de la Virgen María, el diálogo entre la fe y el arte, entre otros, prosiguió el Papa, las Pontificias Academias están llamadas a "ofrecer una contribución calificada, competente y apasionada, para que toda la Iglesia, en particular la Santa Sede, pueda disponer de ocasiones, lenguajes y medios adecuados para dialogar con las culturas contemporáneas y responder eficazmente a las preguntas y desafíos que la interpelan en los diversos ámbitos del saber y la experiencia humana".

Ante una cultura dominada por "el relativismo y el subjetivismo", explicó Benedicto XVI, "aparece como urgente y necesario recrear las condiciones esenciales de una real capacidad de profundización en el estudio y la investigación, para que razonablemente se dialogue y eficazmente se confronte ante las diversas problemáticas, en la perspectiva de un crecimiento común y de una formación que promueva al hombre en su integridad y plenitud".

El Santo Padre exhortó a proponer "una oferta ideal y práctica de valores y de verdad, de razones fuertes de vida y de esperanza, que pueda y deba interesar a todos, especialmente a los jóvenes. Tal esfuerzo debe ser particularmente intenso en el ámbito de la formación de los candidatos al ministerio ordenado, como exige el Año Sacerdotal y como confirma la feliz elección de este tema en su Sesión Pública anual".

Poniendo luego como ejemplo de esta tarea a Santo Tomás de Aquino, el Papa subrayó como el llamado "Doctor Communis" logró establecer una relación fructífera "ya sea con el pensamiento árabe o con el de los judíos de su tiempo y, atesorando la tradición filosófica griega, produjo una extraordinaria síntesis teológica, armonizando plenamente la razón y la fe".

"El pensamiento y el testimonio de Santo Tomás de Aquino, nos sugieren estudiar con gran atención los problemas emergentes para ofrecer respuestas adecuadas y creativas. Confiados en la posibilidad de la 'razón humana', en la plena fidelidad al inmutable depositum fidei (depósito de la fe), es necesario –como hizo el 'Doctor Communis'– contemplar siempre las riquezas de la Tradición, en la constante búsqueda de la 'verdad de las cosas' ".

Por todo esto, concluyó el Papa, "es necesario que las Pontificias Academias sean más que nunca instituciones vitales y vivaces, capaces de percibir agudamente las preguntas de la sociedad y la cultura, las necesidades y las expectativas de la Iglesia, para ofrecer una adecuada y válida contribución y así promover, con todas las energías y medios a disposición, un auténtico humanismo cristiano".



miércoles, 27 de enero de 2010

¿Qué necesidad había de que el Verbo de Dios padeciera por nosotros? - Santo Tomás de Aquino

¿Qué necesidad había de que el Verbo de Dios padeciera por nosotros?
Santo Tomás de Aquino


¿Qué necesidad había de que el Verbo de Dios padeciera por nosotros?.

Era muy necesario y podemos dar dos razones de esta necesidad.

En efecto, los sufrimientos de Cristo eran necesarios, en primer lugar como remedio a nuestros pecados y en segundo lugar como modelo de nuestras acciones.

Como remedio ciertamente, porque contra todos los males en que incurrimos por el pecado, encontramos el remedio en la Pasión de Cristo.

Estos males son cinco.

El primero: una mancha en el alma. En efecto, el hombre cuando peca, mancha su alma, porque así como la virtud es la belleza del alma, así el pecado es su mancha.

Ahora bien, la Pasión de Cristo hace desaparecer la mancha.

Cristo, por su Pasión, preparó un baño en su sangre, para lavar allí a los pecadores, por lo que dice San Juan: Nos lavó de nuestros pecados en su sangre (Ap 1, 5).

Ahora bien, el alma se lava por la sangre de Cristo en el bautismo, pues por la sangre de Cristo éste tiene virtud regenerativa.

Por eso cuando alguien se mancha con el pecado, hace injuria a Cristo, y peca más que antes (del bautismo), según estas palabras de la Escritura:
“Si alguno viola la ley de Moisés, es condenado a muerte sin compasión, por la declaración de dos o tres testigos.
¿Cuánto más grave castigo pensáis que merecerá aquel que pisoteare al Hijo de Dios y tuviere por impura la sangre de la Alianza?"
(Heb 10, 28-29).

El segundo mal, ofensa a Dios.

En efecto, como el carnal ama la belleza carnal, así Dios ama la belleza espiritual, que es la belleza del alma.

Por consiguiente, cuando el alma se mancha por el pecado, Dios se ofende y tiene en odio al pecador.

Dice la Sabiduría: Dios odia al impío y su impiedad (Sab 14, 9).

Cristo sin embargo, borra este odio por su Pasión, gracias a la cual satisfizo a Dios Padre por el pecado.

Porque el hombre, de por si, no podía satisfacer por sus faltas; Jesús, en cambio, sí lo podía, porque su caridad y su obediencia fueron mayores que el pecado del primer hombre y su prevaricación. Cuando eramos enemigos (de Dios) – dice San Pablo – fuimos reconciliados con El por la muerte de su Hijo (Rom 5, 10).

El tercer mal: debilitamiento espiritual.

Porque el hombre, luego de un primer pecado, cree que ulteriormente podrá preservarse del pecado; pero ocurre todo lo contrario: el primer pecado lo debilita, y lo hace más proclive a pecar, y así el pecado domina más al hombre, y el hombre, en cuanto de sí depende, se pone en tal situación que sin el poder divino no se puede levantar: es como uno que se arrojara a un pozo.

Después del pecado, nuestra naturaleza quedó debilitada y corrupta, y entonces el hombre se encontró más inclinado a pecar.

Cristo disminuyó esta flaqueza y debilidad, aunque no la quitó del todo: su Pasión fortificó al hombre y debilitó el pecado a tal punto que ya no estamos tan dominados por el pecado, y ayudados por la gracia de Dios, conferida por los sacramentos, cuya eficacia viene de la Pasión de Cristo, podemos hacer esfuerzos eficaces para apartarnos del pecado.

Nuestro hombre viejo - dice el Apóstol - ha sido crucificado con Cristo, a fin de que fuera destruido el cuerpo del pecado (Rom 6, 6).

Antes de la Pasión de Cristo pocos eran los hombres que vivían sin pecado mortal; pero después son muchos los que vivieron y viven sin pecado mortal.

El cuarto mal: la pena merecida. La justicia de Dios exige que todo el que peque sea castigado y ese castigo debe medirse según la gravedad de la culpa.

Ahora bien, siendo infinita la culpa del pecado mortal, puesto que es contra el bien infinito, es decir, Dios, cuyos preceptos el pecador desprecia, la pena debida al pecado mortal es infinita.

Pero Cristo por su Pasión, nos levantó esta pena, sufriéndola el mismo en lugar nuestro, como dice San Pedro: "El mismo llevó nuestros pecados (es decir la pena del pecado) en su cuerpo" (1 Pe 2, 24).

Porque el poder de la Pasión de Cristo fue tan grande que basta para expiar todos los pecados de todo el mundo, aun cuando fuesen sin cuenta.

Por eso los bautizados quedan libres de todos sus pecados. Y también por eso el sacerdote perdona los pecados.

Y por eso también el que se conforma más con la Pasión de Cristo, obtiene mayor perdón y merece más gracia.

El quinto mal: destierro del reino.

Porque quienes ofenden a los reyes son obligados a emigrar del reino.

Así Adán, por causa de su pecado y enseguida de haberlo cometido, fue arrojado del paraíso, y se cerró tras él la puerta del paraíso.

Pero Cristo por su Pasión abrió aquella puerta, y llamó al reino a los desterrados.

En efecto, abierto el costado de Cristo, se abrió también la puerta del paraíso, y por la efusión de su sangre, la mancha del pecado quedó borrada, Dios fue aplacado, suprimida quedó la debilidad, expiada su pena, y los desterrados fueron de nuevo llamados al reino.

Por eso Cristo le dijo de inmediato al buen ladrón que le imploraba: "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lc 23, 43).

Esto antes nunca había sido dicho a nadie, ni a Adán, ni a Abraham, ni a David; pero “hoy” es decir, cuando la puerta del paraíso se abre, el ladrón pide y obtiene el perdón.

Por eso dice la Escritura: "tenemos la libertad de entrar con confianza en el santuario por la sangre de Cristo" (Hebr 10, 19).

Pero no es menor su utilidad como modelo de nuestro obrar.

En efecto, como dice San Agustín, la Pasión de Cristo basta para instruirnos completamente sobre la manera como debemos vivir.

Porque si alguno quiere llevar una vida perfecta, no tiene que hacer otra cosa que despreciar lo que Cristo despreció en la cruz y desear lo que Cristo deseó.

Porque ningún ejemplo de virtud falta en la cruz.

¿Buscas un ejemplo de caridad?. Nadie tiene mayor caridad que el que da la vida por sus amigos, dijo el mismo Jesús (Jo 15, 13).

Y esto fue lo que hizo Cristo en la cruz.

Si, pues, dio su vida por nosotros, no deberá sernos gravoso soportar por él cualquier mal.

Decía el Salmista: "¿Cómo podré corresponder al Señor por todas las mercedes que me ha hecho?" (Ps 115, 12).

¿Buscas un ejemplo de paciencia?. Lo encontrarás excelentísimo en la cruz. Porque la grandeza de la paciencia se manifiesta de dos maneras: o bien sufriendo pacientemente grandes males, o bien sufriendo algo que podría evitarse y no se evita.

Pues bien, Cristo sufrió grandes males en la cruz. Pudo aplicarse a Si mismo las palabras de Jeremías en sus Lamentaciones (1, 12): "Oh, vosotros todos, que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor semejante a mi dolor".

Y esos grandes males Cristo los sufrió pacientemente, porque, cuando le atormentaban – dice San Pedro – no prorrumpía en amenazas (1 Pe 2, 23), se comportó al decir de Isaías, como cordero llevado al matadero, y como oveja muda ante los trasquiladores (Is 53, 7).

Asimismo Cristo habría podido evitar esos sufrimientos y no los evitó. Él mismo se lo dijo a Pedro cuando lo arrestaron en Getsemaní: "¿o piensas que no puedo recurrir a mi Padre, y me enviaría enseguida más de doce legiones de ángeles?" (Mt 26, 53).

Grande fue, pues, la paciencia de Cristo en la cruz. Por eso dice la Escritura: "Corramos con paciencia al combate que se nos ofrece, puestos los ojos en Jesús, autor y consumador de la fe, el cual, en vez del gozo que se le ofrecía, soportó la cruz, despreciando la ignominia" (Heb 12, 1-2).

¿Buscas un ejemplo de humildad?. Mira el cucifijo. En efecto, Dios quiso ser juzgado bajo Poncio Pilatos y morir.

Tu causa, Señor, -podríamos decirle – ha sido juzgada como la de un impío (Job 36, 17).

Si, verdaderamente como la de un impío, porque sus enemigos pudieron decirse unos a otros: "Condenémosle a muerte afrentosa" (Sab 2, 20).

El Señor quiso morir por su siervo, y el que es la vida de los ángeles aceptó morir por el hombre.

Como escribe San Pablo: "se hizo obediente hasta la muerte" (Filip 2, 8 ).

¿Buscas un ejemplo de obediencia?. Síguelo a Él que se hizo obediente al Padre hasta la muerte. Dice el Apóstol: "Como por la desobediencia de un solo hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también, por la obediencia de uno solo, muchos serán constituidos justos" (Rom 5, 19).

¿Buscas un ejemplo de menosprecio de las cosas terrenas?. Síguelo a El, que es el Rey de los reyes y el Señor de los señores, en quien están todos los tesoros de la sabiduría, y que sin embargo en la cruz apareció desnudo, objeto de burla, fue escupido, golpeado, coronado de espinas, abrevado con hiel y vinagre y luego murió. No te aficiones, pues, a los vestidos o a las riquezas, porque "los soldados se repartieron mis vestidos" (Ps 21, 19); ni te aficiones a los honores, porque a Mi me cubrieron de escarnios y de golpes; ni busques las dignidades, porque tejieron un corona de espinas y la pusieron sobre mi cabeza; ni las delicias, porque "en mi sed me hicieron beber vinagre" (Ps 68, 22).

Comentando aquellas palabras de la Epístola a los hebreos: "Cristo, en vez del gozo que se le ofrecía soportó la cruz, despreciando la ignominia" (12, 2), escribía San Agustín: “Cristo Jesús despreció todos los bienes terrenos para enseñarnos que debemos despreciarlos”.



Fuente: El Credo comentado
http://salutarishostia.wordpress.com/


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...