martes, 6 de noviembre de 2012

Doctor de Dios y de la Patria: el P. Alfredo Sáenz recibió su Doctorado Honoris Causa

Doctor de Dios y de la Patria: el P. Alfredo Sáenz recibió su Doctorado  Honoris Causa


Como estaba previsto, el pasado 22 de Octubre el querido Padre Alfredo Sáenz fue solemnemente investido con el grado de Doctor Honoris Causa por la Universidad Católica de la Plata.

El Consejo Superior de esa casa de altos estudios otorgó, por unanimidad y a través de la Resolución 282/12, el título indicado al Padre Sáenz, en razón de sus "especiales méritos científicos y culturales adquiridos en la promoción de la educación superior y de la ciencia", según se expresa en el Estatuto de la Universidad.

Resolución que no hubiera tenido validez alguna si no hubiese sido aprobada y avalada por el Sr. Arzobispo de la Plata y Gran Canciller de la Universidad, SER Mons. Héctor Aguer, quien por decreto arzobispal Nº 108/12, dio el consentimiento que establece el artículo 83 de los estatutos universitarios, con las siguientes palabras: "el R. P. Alfredo Sáenz es una relevante personalidad de la cultura católica, cuya obra intelectual y pastoral hacen plenamente merecido el honor que se desea otorgar". 

El Sr. Rector Dr. Rafael Breide Obeid, teniendo en cuenta lo dispuesto por el Consejo Superior y aprobado por el Sr. Arzobispo, dictó la Resolución 3230 por la cual, haciendo suyos los considerandos del Decreto Arzobispal resuelve: "Por ello el Rector de la Universidad Católica de La Plata, resuelve: Artículo 1º otorgar al R. P. Alfredo Sáenz el título de Doctor Honoris Causa".

Apenas pasadas las 19,00 hs. del día indicado, en el Salón San Francisco de la Catedral Platense, se efectuó el anuncio de las personalidades que allí estaban y las adhesiones enviadas al efecto.

Cabe destacar la presencia de Mons. Nicolás Baísi, Obispo auxiliar de La Plata, de Mons. Dr. Juan Miguel Ferrer Grenesche, Subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, del Dr. Juan José Leaño Espinosa, representante del Rector de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Se adhirieron al magno acto entre otros Mons. Adriano Bernardini, Ex Nuncio en la Argentina y actual representante de la Santa Sede en Italia, Mons. Eduardo Taussig y el Defensor del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires Dr. Carlos Bonicatto.

Finalizado lo cual comenzó el claustro abierto con la entrada en procesión del laureado, quien fue precedido por más de 30 jóvenes sacerdotes que fueron y siguen siendo sus alumnos.

Luego el mismo Rector Dr. Breide Obeid, por la sencillez que se quiso dar al acto, dio su discurso de bienvenida y fundamentación del doctorado conferido al P. Sáenz.

Precisa disertación en la que describió su prolífica obra autoral (200 trabajos principales publicados en 70 libros, y más de 500 artículos menores), comparándola magistralmente con un Templo Oriental con Iconostasio, en el que se celebra la Santa Misa.

Cuando esta exposición llegaba a su fin, el Dr. Breide sorprendió a los presentes y al mismo doctorando con un anuncio singular: El Arzobispado de Guadalajara y la Universidad Autónoma de esa ciudad mexicana, enviaban un presente especialísimo a quien ha sido un constante difusor de la heroicidad martirial de los Cristeros: ¡Una reliquia del Beato Anacleto González Flores!, muerto por Cristo Rey en la cruel guerra que la Masonería llevó contra los católicos de aquél país a mediados de los años 1920.

Con la emoción y la alegría despertada en los presentes por este inesperado cuan valioso presente, el Rector procedió a tomar el juramento de forma:

"¿Juras ante la Cruz y sus Santos Evangelios que estás tocando, siempre y donde quiera que estuvieres, guardar los derechos y privilegios y el honor de esta Universidad, y siempre ayudar, prestar apoyo y consejo en las obras y asuntos de la misma, cuantas veces fueres requerido?

¡Así lo juro y así lo quiero!

¡Así Dios te ayude y sus Santos Evangelios. Amén!".

Luego le fueron entregadas al Padre Sáenz la Resolución Rectoral y el Decreto Arzobispal, y el Diploma y la Medalla  correspondientes; empequeñecida ésta, como reconoció el mismo Dr. Breide Obeid, por la reliquia del mártir mexicano enviada desde Guadalajara.

Para finalizar el claustro abierto, el nuevo Doctor Honoris Causa dijo su Discurso de la Juratoria, brillante y apropiado a la hora presente, el que versó sobre la Misión Inédita del Intelectual Católico en la Crisis Moderna (Discurso que puede leerse aquí: http://es.scribd.com/doc/111263910/P-Alfredo-Saenz-La-Mision-del-Intelectual-Catolico-Hoy).

Saben nuestros lectores el entrañable afecto que le tenemos al Padre Alfredo Sáenz, por la imperecedera obra intelectual en que ha empeñado su vida, y por su apego a la pureza de la Sagrada Liturgia a la que dedica su mayor piedad.

Por eso es natural que festejemos con alegría este merecido premio, que llega cuando está a punto de cumplir el cincuentenario de su ordenación sacerdotal. ¡Qué Dios lo bendiga y lo conserve entre nosotros, en estos difíciles tiempos!










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...